lunes, 2 de marzo de 2009

Vuelta a la carretera

El sábado fue mi despedida en casa de Julian, que vive a las afueras de Buenos Aires, con sus padres, en una casa con piscina y jardin. Él también celebraba despedida, puesto que se iba a vivir a Nueva Zelanda. Vinieron un montón de amigos, de CS, del trabajo, del fútbol... hicimos un asadito, nos bañamos y nos echamos buenas risas. Muchos abrazos, muchos besos y muchos deseos.


El domingo fui al aeropuerto en autobus, ya que el vuelo salia de Aeroparque, que está dentro de la ciudad. En mi tónica habitual, pretendia llegar justito para embarcar, pero esta vez, dado las últimas aventuras en Iguazú, llegué con hora y media (sin forzar). Al llegar, mi sorpresa es que el vuelo no aparece en las pantallas...Pregunto y resulta que salia de Ezeiza (a 50km de donde estaba yo), que Aerolineas Argentinas habia cambiado el aeropuerto de salida y no me habian avisado. Además, mi agencia de viajes habia cancelado el billete (aun no se porqué). Total que la chica, muy amable, me dice que vaya a Ezeiza y que podré volar si hay huecos en el avión. Asi que corriendo, tomo un taxi, que me costó buena pasta, y llego a Ezeiza a tiempo dado que era domingo y habia poco trafico. Al llegar, ya era de los ultimos facturando, y por suerte, hubo sitio en el avión.


Al llegar a Rio Gallegos, pretendia tomar un autobús directo a El Calafate. En Río Gallegos no hay nada de nada, es ultraaburrido, asi que por eso preferia dormir en El Calafate, que me pillaba de camino hacia las Torres del Paine. Total que voy a la ventanilla y...no habia mas billetes para ese dia! Asi que me tenia que quedar a dormir en Río Gallegos. Al salir, veo a dos tipos con pinta de extranjeros y les pregunto si van hacia el centro, para compartir el taxi. Me dicen que ellos estaban esperando porque habian contratado un coche de alquiler, pero al parecer no estaba la de su agencia y no tenian coche ni sitio al que preguntar ni llamar. Me dicen que si consiguen coche, me llevan de gratis a Punta Arenas, que esta cerca de Paine, y yo les digo que bueno primero vamos al centro a consguir coche y luego decido.

Tomamos un remis y voy hablando con el conductor con todo mi vocabulario argentino para que no me de mil vueltas. Nos deja en un ciber, yo me pongo a mirar el correo mientras ellos buscan el número de la agencia y llaman. Tras varios infructuosos intentos (Domingo a las 19h no trabaja ni Perry), deciden quedarse en Río Gallegos, asi que les propongo quedar para cenar juntos. Acceden, y cada uno nos vamos para un sitio, yo a un hostel barato y ellos a uno de nivel medio. A la hora y media nos volvemos a encontrar en el mismo lugar y tenemos una agradable cena al calor de una parrilla, mientres les explico, como cuasi-argentino, algunos detalles del país.

Al día siguiente (día 2 de Marzo) salgo hacia El Calafate. Mis intentos por contactar con mis amigos CouchSurfers de El Calafate habian sido infructuosos hasta la fecha, asi que ya habia decidido alojarme en algun hostel barato alli y encontrarme con Carlos y Jorge, dos amigos de Zaragoza, para ir juntos a las Torres del Paine. Mientras espero a que Jorge y Carlos (en adelante JyC) vuelvan de ver el Perito Moreno, me doy una vuelta por el pueblo, voy a casa del CouchSurfer Matías, a ver si aún sigue viviendo en la misma casa donde me alojó el año pasdo. Al llegar, me abre un tipo que no me suena de nada y me dice que nanai, que él se mudo el año pasado. Asi que nada, sigo dando vueltas por el pueblo y voy a la estación a esperar a JyC. En un momento, me entran muchas ganas de ir al baño, así que hago lo propio y veo a un tipo meando también. A todo esto, que mientras estoy a mitad de la micción, el tipo me dice: "Pako!!" y yo..."Matías!!". Así es, el destino habia hecho que nos reencontraramos.

Una vez volvieron JyC, fuimos a cenar y nos juntamos con Matías, unos amigos suyos y unas alemanas que habia conocido por ahí, pero que tenian menos onda que una bandera de chapa. Después fuimos a casa de otros CS'er de Calafate y allí acordamos hacer un asado a la vuelta.

Y sin más, al día siguiente salimos para Puerto Natales, el pueblo más cercano a las Torres del Paine. Y aquí estoy en estos momentos, a punto de salir hacia las montañas. Allí haremos un trekking de unos 5-6 días.

¡Que bien se está sin trabajar!


2 comentarios:

NoE dijo...

Por lo que veo tu rodilla va mejor......
Besetessssss

pillow of winds dijo...

Me mató el reencuentro con Matías!

Insuperable.