domingo, 10 de octubre de 2010

Última carta de Baden Powell



Hoy, no se porqué, me he acordado de la última carta de Baden Powell (el fundador del movimiento Scout) que me parece inspiradora en muchos sentidos. Aunque habla de un amigo imaginario (algunos lo llaman "dios", la carta fue escrita en 1941), la esencia de la carta no es religiosa, sino más bien mundana y práctica.

La encontré una web scout.


Queridos Scouts:
Si alguna vez han visto la obra de "Peter Pan", recordarán cómo el jefe de los piratas estaba siempre haciendo su último discurso de despedida por temor de que, posiblemente, cuando llegara la hora en que habría de morir, no fuera a tener tiempo para darlo a conocer. Así me sucede a mí, y aún cuando no me estoy muriendo en este momento, esto tendrá que suceder uno de estos días, y deseo decirles una palabra de despedida. Recuerden: esta es la última que oiréis de mí, por lo tanto, medítenla.

He tenido una vida muy dichosa, y deseo que todos ustedes tengan también vidas muy dichosas. Estoy convencido de que Dios nos ha puesto en este mundo maravilloso para que seamos felices y gocemos de la vida. Pero la felicidad no proviene simplemente de la riqueza, ni de tener éxito en la carrera, ni dándose uno gusto a sí mismo. Un paso hacia la felicidad es hacerse uno sano y fuerte cuando niño, para poder ser útil y así poder gozar de la vida cuando se es hombre.

El estudio de la naturaleza les enseñará cómo Dios ha llenado de cosas bellas y maravillosas este mundo para que lo puedan gozar. Estén satisfechos con lo que les haya tocado y saquen de ello el mejor partido que puedan. Vean siempre el lado bueno de las cosas y no el malo.

Pero la verdadera manera de obtener la felicidad es haciendo felices a los demás. Traten de dejar este mundo en mejores condiciones de como lo encontraron; de ésta manera, cuando les llegue la hora de morir, podrán hacerlo felices porque, por lo menos, no perdieron el tiempo e hicieron cuanto les fue posible por hacer el bien. "Estén Listos" en ésta forma, para gozar de una vida dichosa y morir dichosos: aférrense a su Promesa Scout siempre, aún cuando hayan dejado de ser muchachos. Que Dios los ayude a hacerlo así.

Su amigo



Cosas a destacar, ignorando las referencias a dios, ya que me parecen que están ahí por el contexto de la época (¿Quién no era religioso en 1941?):

  • Hace una referencia a Peter Pan. Una de las máximas scouts es jugar y divertirse como un niño, aún cuando uno es adulto. Correr, jugar, disfrazarse, hacer talleres, pintarse la cara... me parece que es sanísimo para forjar tu personalidad, para perder la vergüenza y para darse cuenta de que uno se puede salir del rebaño y ser diferente. Siempre me hace gracia lo que me decían en Argentina: "Los scouts son niños que se disfrazan de boludos y boludos que se disfrazan de niños". Más que ofenderme, me hacía gracia porque en parte, es verdad :)
  • Uno es feliz haciendose fuerte y sano de niño para poder gozar de adulto. Baden Powell siempre insiste en sus escritos sobre la importancia de cuidar nuestro cuerpo. Es algo que aparentemente sólo te das cuenta de mayor, cuando el cuerpo empieza a fallar. Todas las abuelas (por ser mayores y madres) siempre insisten en que tengas cuidado. Y más sabe el diablo por viejo que por diablo, no?.
  • La naturaleza está llena de cosas maravillosas que merecen ser observadas. Es una de mis principales razones para viajar, el ver montañas, animales, cascadas, glaciares, rios... Salgamos un poco de nuestro entorno a conocer mundo, para darnos cuenta que hay muchas cosas por descubrir.
  • Hay que conformarse con lo que a uno le toca y disfrutar de ello. A lo mejor no somos ni los más rápidos, ni los mejores tocando la guitarra, ni cantando, ni tenemos más dinero que el vecino. Pero al menos podemos correr, tocamos algo de música, podemos cantar y no pasamos necesidades. Hay que ser positivo y mirar el lado bueno de las cosas. Ser negativo y envidioso consume mucha energía y no te permite disfrutar de lo que ya tienes. En general, la gente positiva es divertida y la negativa, amargada. Todo el mundo se siente más cómodo con gente optimista a su alrededor.
  • Hay que ser más solidarios. Echad una mano a se amigo que arregla su bici, a esa amiga que pinta su casa, a esa señora que no puede subir el carro por las escaleras, a ese anciano que está de pié en el autobús. Y más allá de nuestro entorno, dedicad una parte de vuestros ingresos a proyectos sociales o de medio ambiente. Siempre hay gente que necesita que le echen una mano. Muchas veces, nos puede costar 5 minutos, pero esa persona estará agradecida eternamente. A pesar de que soy ateo convencido y promuevo el pensamiento crítico, siempre he creido en el karma, desde el punto de vista de que, si haces cosas buenas, te pasarán cosas buenas. No tiene ninguna justificación científica y posiblemente sea un pensamiento egoísta, pero en el cómputo global hace aumentemos el nivel de felicidad de nuestro entorno.
  • La antefirma: "su amigo". Me llama la atención lo poco usual de esta frase antes de firmar y me hace pensar. Los buenos amigos están ahí siempre, aunque a veces estén a miles de kilómetros. Y están a las duras y a las maduras (no como las novias que sólo están a las maduras :P). Los amigos hay que cuidarlos, y no debemos ser soberbios (yo el primero) y menospreciar a alguien que de primeras no nos parece interesante pero a la larga puede llegar a convertirse en uno de nuestros mejores amigos. Pensad que cada persona nueva que conocéis, puede llegar a convertirse en una gran amistad.
Me ha salido un post filosófico hoy. Se agradecen los comentarios.

4 comentarios:

Kebiin (Sergio) dijo...

Creo que lo del Karma siempre me recordará a nuestro viaje al Groezrock en el 2007 si no recuerdo mal, con la historia de la billetera que nos encontramos en Barajas xD

por cierto, que raro se me hace leerte/oirte filosofar ..

pakore dijo...

Juas! No me acordaba de lo de la cartera de barajas...se la dimos a la GC, no?

Anónimo dijo...

la filosofia esta muy bien pero te olvidas de una pata del banco que es la familia, que es otra cosa distinta , ni mas ni menos importante que los amigos.
isa

Anónimo dijo...

Independientemente de los señalamientos del invaluable servicio que prestó como militar (Guerra de los Boeres en sudáfrica) y después en tareas de inteligencia para la primera y segunda guerras mundiales (la última de manera auscente), como líder de los Boy Scout, Baden Powell, estoy convencido de que fue un mega rompe paradigmas de su tiempo.

Con increíble capacidad de cooptación a través de los juegos y mística mágica, ya que conocía, como nadie, la verdadera esencia de la amistad y aventura que motiva a los jóvenes entre los 12 y 16 años.

Crecí y me desarrollé con el movimiento Scout. Estoy tatuado con su filosofía y la e transmitido a mi familia y amigos, a lo mejor no con la etiqueta publicitaria Scout, pero puedo decir que he vivido la promesa y filosofía Scout cada minuto de mi vida.

Tengo mucho años alejado del movimiento, pero creo que si aún se vive la propuesta que nos ofreció B.P. en su carta de despedida, habrá muchos niños y jóvenes felices y sanos.

Reciban un fuerte apretón de mano izquierda.

Tribi
18/10/15