miércoles, 16 de enero de 2008

Patagonia (Parte 2)

En El Bolsón pasamos la Nochebuena celebrando una cena todos juntos en el hostel. Fue bastante divertido el cenar con gente de otros paises, celebrando la Navidad cada uno a su manera. No salimos ya que estabamos bastante cansados del viaje, y al día siguiente queríamos ir a la montaña. El 25 nos levantamos prontito y fuimos a subir hasta el refugio Lindo, que estaba al pie de una cascada y un lago bonito. El trekking no fue muy allá, fueron 6 horas cuesta arriba por el bosque, rodeado de tábanos. En algun momento se hacian insoportables, sobre todo porque meten mucho ruido, pero menos mal que son mucho mas lentos a la hora de picar, y da tiempo a matarlos. Una vez arriba, plantamos las tiendas y estuvimos cenando y conversando amigablemente. Ese día fue el primero que me empezó a doler el tendon, pero yo pensaba que sería simplemente por el esfuerzo de la subida. Qué equivocaco estaba!. Al día siguiente volvimos al albuergue (era un trek de 2 dias nada mas), otra vez a través de los tábanos y del bosque. Calculé que entre la ida y la vuelta habré matado a unos 200 tábanos. Y no exagero lo más minimo. Una vez en el hostel, una buena cena y una buena ducha reconfortante.

El día después fue de descanso, preparando el camino hacia la siguiente parada, que sería El Parque Nacional de los Alerces. Así que allí nos dirigimos al día siguiente, al Lago Verde, donde había un camping, y la zona había sido altamente recomendada por varias personas, entre ellas, el crack Javier Martínez (y no, no es JarJar, es otro). La verdad es que el sitio merecia la pierna, y una pequeña excursión nos permitió alcanzar un mirador donde disfrutamos de las espectaculares vistas.


Tras pasar la noche en el camping, nos dirigimos hacia Esquel, donde tomaríamos el autobús hacia El Chaltén, tras pasar 26 horas por la ruta 40, que está sin asfaltar. Encima el bus no era semicama ni nada, era un bus como los de Europa. Menos mal que había plazas libres y enseguida me apropié de dos asientos, a lo Perry. Al llegar a El Chaltén a las 4 de la mañana, no teniamos ni donde dormir ni nada, asi que conseguimos encontrar un camping gratuito a las afueras (El chaltén son 20 manzanas en total como mucho) y allí pasamos la noche. La zona de El Chalten es muy buena y hay muy buenos treks, pero como siempre en la montaña, uno necesita que le acompañe el tiempo. Fuimos a un hostel, que para mi desgracia era de Hostelling Internacional, y allí pasamos dos noches. El tiempo fue malísimo y se pegaba el dia lloviendo, asi que no pudimos salir a andar (al final mejor, ya que mi tendon no estaba para bromas), y además el pueblo es carisisisisimo, y encima no tiene ni cajeros, ni telefonos moviles. Tiene internet por satélite y es caro y lento...vamos...todo un pueblo interesante para visitar y ... no hacer nada porque no hay nada que hacer más que mirar la puta montaña llena de nubes. (Se nota el rencor? eso espero :P). Además los hostel de HI, son caros, son malos, y su unico objetivo es sacarte todo el dinero posible. Si es posible, evitad los hostel adheridos a esta red.

Un poco defraudados con El Chalten, salimos hacia el Calafate. Las aventuras, en el próximo episodio.

Es paradójico que tengamos que ocultarnos para hacer el amor, y sin embargo veamos violencia publicamente todos los días. Un nick de un contacto de mi messenger.

2 comentarios:

Laury dijo...

Me encantan las fotos chori!!! qe pasada! aver mi en mi viaje de fin de carrera, buscamos un lugar como estos para ir/visitar!!!

malegro qt vaya to bien! un besito gordo dsd zgz!

Jaime dijo...

No sé si había escrito antes por aquí, pero eso de Texas no me ha gustado un pelo.

Nos vemos pronto crack!!