martes, 27 de noviembre de 2007

Mi primer 5000

La excursión por los valles calchaquíes fue genial. Alquilé un coche con un vasco (Jon), una austriaca (Katrine) y una alemana (Setta). Primero fuimos a Cachi, un pueblo situado a unas 4 horas al oeste de Salta, e hicimos noche allí. Al día siguiente fuimos a Cafayate (otras 4 horas) y vuelta para Salta. Lo que más cabe de destacar del viaje no son los pueblos, sino los paisajes que hay yendo del uno al otro. Cabe decir que las carreteras suelen ser de tierra sin asfaltar, asi que aunque las distancias no sean largas, la velocidad media suele ser de 40km/h y uno acaba con los riñones tocados. Pero creedme, merece la pena. Podéis ver las fotos en el album de Salta (Lo he actualizado y ahora están todas las fotos de los 10 días en Salta).

Tras la excursión, pasé unos días en el hostel de Salta jugando al ping-pong (como vicia!!) y esperando que llegara el fin de semana. Entre tanto estuve practicando inglés, ya que el hostel estaba lleno de canadienses e ingleses. ¿Por qué tenía tanto interés en el fin de semana? Pues por la excursión que ya comenté una vez: Subir a un pico de 5500m.

El viernes a las 9 de la mañana, nos juntamos en la municipalidad de turismo en Salta. Fui allí con Javi, un tío que trabaja en el hostel donde estaba y que eran risas contínuas. Él es el que me avisó de la excursión. Allí nos juntamos con más gente que se había apuntado (unos 8) y nos subimos a la combi (minbus de 12 plazas). Allí nos dirigimos hacia Tolar Grande, un pueblo de unos 200 habitantes, cuyo ayuntamiento organizaba la excursión. De camino, paramos por San Antonio de los Cobres, otro pueblo, esta vez un poco más grande, donde recogimos a otros participantes. Durante todo el viaje fuimos bebiendo mate y echando risas. Como era el unico "gallego" (y el único extranjero) del viaje, me iban puteando y riendose conmigo (de mi). Fueron 12 horas de viaje, pero se me hicieron cortas, ciertamente. Tolar Grande es un pueblecito situado a unos 3500m sobre el nivel del mar, en medio de la nada. Y cuando digo nada, es nada, todo desierto y montañas vacías alrededor. La electricidad la generan mediante combustión de gasoil, y el agua y el gas no se de donde lo sacan, pero haber, lo hay. Una vez allí, fuimos al albergue y nos acomodamos en las literas comunes. Una breve reunión explicando como iba a ser la excursión, un lomito para cenar, y a dormir, que había que madrugar.

Nos levantamos a las 4am. Sí, las 4am. Sí, ya se que el 99% de las veces que estoy despierto a las 4am es porque estoy de fiesta, pero una vez al año no hace daño, creedme (dos sí :P). La temperatura ambiente era de unos -1º, y estaba todo a oscuras. Un desayuno consistente en té y pan, nos ponía en marcha hacia el cerro Macón, que estaba a unos 20 minutos de distancia.
Al llegar allí, bajamos de la combi y empezamos a hacer el ritual (y no precisamente el del futbolín). La excursión era para recuperar la tradición de honrar a pachamaca, la diosa de la naturaleza. El ritual consistía en sacrificar una virg...digo...en ofrecer hojas de coca, tabaco y alcohol a la tierra, para que nos proteja durante la ascensión. El pie de la montaña estaba a 4000m de altura sobre el nivel del mar y la temperatura a las 6am era de unos -5ºC. Realmente hacía frío, mucho frío. Nos dividieron en 3 grupos y empezamos a andar. A esa altura no hay vegetación ni árboles ni nada, asi que tampoco hay sendas que seguir. Es todo piedra y cada uno va por donde puede (siguiendo a su grupo, claro).

Conforme íbamos subiendo, iba amaneciendo, y también iba aumentando la puna. La puna es como llaman los locales al mal de altura, que conforme asciendes, va disminuyendo la proporción de oxígeno en el aire. Y creedme, se nota, y mucho. La montaña no era difícil de subir, el camino era practicable y en principio parecia fácil. Pero estar andando a 4000m-5000m hace que caminar canse mucho, muchísimo. Es dificil de imaginar como afecta la falta de oxígeno. La técnica para andar, consistia en tres fases:
1.- Dar 4 pasos pequeños, de aproximadamente entre media y una planta (del pie) de longitud. Sí, son muy cortos, lo se.
2.- Mientras se realizan estos pasos, se expira y se inspira al ritmo, como cuando uno va a correr al parque.
3.- Cada 4 pasos, parar y respirar sin perder el ritmo, sin avanzar, 4 veces. Goto 1.

Además, cada 15 minutos hay que sentarse a recuperar un poco el aire.
Como os podéis imaginar, se avanza muuuuuuuuuuy lento, pero es que si se hace más rápido, te mareas y te tienes que sentar (no estoy exagerando). Hubo gente que se tuvo que bajar porque se mareaba y no podía subir. Al final, tras 7 horas de subida, llegamos a la cumbre, que proporcionaba unas vistas espectaculares (ver fotos del album de Salta). Allí eché un almuerzo rápido, unas fotos, un video y una siesta. Al levantarme de la siesta tenía un dolor de cabeza terrible, la altura me estaba empezando a afectar. Así que le dije a mi guía que me quería bajar y me dijo por dónde tenía que hacerlo. Me puse los cascos, hardcore y numetal a tope (Three Days Grace y Nicotine, para más info) y empecé a caminar hacia la base de la montaña. El mal de altura fue desapareciendo poco a poco, y al bajar no hace falta ir parando cada poco, ya que vas ganando oxígeno conforme bajas y no se nota tanto. Aun así, tampoco puedes hacer grandes esfuerzos porque te cansas muy rápido.

Conforme iba bajando, iba pisando grandes zonas de pedriza (piedra suelta pequeña), y dado que estaba con el subidón del hardcore (y posiblemente del oxígeno que no me dejaba pensar...), con lo que me gusta bajar las montañas corriendo y con lo que adoro ir saltando por la pedriza, empecé a bajar a saltos por mitad de la ladera, saltando entre las piedras. Siempre había deseado tener una pared interminable de pedriza que bajar, y ciertamente lo estaba disfrutando muchisimo, con adrenalina al 100% y con mi música preferida. Fue todo un subidón. Aun así, cada 5 o 6 saltos tenía que parar para tomar aire, ya que tampoco quería desmayarme por falta de oxígeno :P. Fue una sensación indescriptible, de libertad, velocidad y de lucha contra la montaña. De hecho había tanta ladera, que tuve que empezar a bajar andando porque me cansaba demasiado. El último trozo era de tierra normal y por fin llegué hasta la ambulancia (estaba allí por si pasaba algo, no por mi :P). Allí me dijeron que no había bajado nadie todavía y que podía descansar en el camión de detrás...Así que me eché a dormir un rato más. La bajada había durado 2 horas. Después ya fue llegando la gente y emprendimos la vuelta hacia Tolar Grande. Dormimos otra vez allí y el domingo volvimos a Salta, otra vez entre risas y mates.

Ya se me ha acabado el tiempo en Salta y he empezado el camino hacia el sur. Vuelvo a estar en Córdoba, descansando unos días antes de ir hacia Mendoza. Después de Mendoza, iré a Buenos Aires el 8 y 9 de Diciembre, al Camping Weekend que organiza la gente de CouchSurfing. Ahí acabará mi etapa de Argentina-Norte y empezaré a recorrer el Sur, por Bariloche hasta Ushuaia. Seguiremos informando.


Hay una gran diferencia entre conocer el camino y andar el camino. Matrix.

7 comentarios:

Pillow_of_Winds dijo...

jajaja, me matan las fotos.
Cuándo llegas a Buenos Aires, pakito?

Anónimo dijo...

No es la primera pedriza que bajas corriendo verdad??de hecho hemos bajando varias uno de cada mano de Ramón..
Cuidate mucho
Zani

Javi dijo...

Ostras qué pasada lo de subir parándote cada cuatro pasos! No imaginaba que hubiera tanta diferencia. Yo lo más que he subido es algún 3000 y no he notado la falta de oxígeno nunca. Y llegas a 4000 y zas! en toda la boca.

Pásalo bien, chavalote.

Anónimo dijo...

Genial la aventura. Te envidio profundamente, aunque también sanamente.

Un abrazo mágico.

Héc dijo...

Uf, las fotos estan genial bro

Hasta cuándo estás alli?

Anónimo dijo...

Que bueno, hacia mucho que no leia tu blog y que envidia me das, suerte por argentina sur y cuidate pakore

Anónimo dijo...

Hola! Mi nombre es Natalia. Soy salteña. Me alegra mucho que hayas conocido mi provincia y que te haya gustado tanto como a mi. Bien por vos! Hiciste una buena elección.